DECLARACIÓN DE ALCALÁ

CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

Y SALUD

 

ALCALÁ DE HENARES
ABRIL 2002

 

 

 

 

1- DEFINICIONES Y GLOSARIO  DE TERMINOS

 

Los términos y definiciones que aparecen a continuación y son utilizados en este informe están adaptados del ANSI ( American National Standards Institute 1992) y de la FCC (Federal Communications Comissión Office of Engineering and Technology 1997).

RF.El espectro de radiofrecuencia esta formalmente definido en términos de frecuencia y se extiende de 3 a 300 GHz

 

Densidad de Potencia emitida. Es la potencia por unidad de área normal a la dirección de propagación. Se  expresa en vatios por m2( W/m2) generalmente se emplea mW/cm2. Es decir, expresa la potencia radiante (W o mW) que incide perpendicularmente en una superficie dividida por el área (m2 cm2).

Región de campo próximo. Es una región generalmente situada en las proximidades de la antena  o  de otras estructuras radiantes inferior a una longitud de onda l.

Intensidad de campo magnético (H). Es un vector de campo igual a la densidad de flujo magnético dividida por la permeabilidad del medio. Se expresa en unidades de amperios por metro (A/m).

Densidad de campo electromagnético. Es la energía electromagnética contenida en un volumen infinitesimal dividido por ese volumen.

SAR. (Specific absortion rate) Medida de la relación de energía absorbida  por unidad de masa de tejido corporal expuesto. Se expresa en términos de vatio por kg  (W/kg) o milivatio por gramo (mW/g) Cuando un tejido biológico es expuesto a un campo de RF la SAR experimentada es proporcional al cuadrado de la intensidad del campo eléctrico inducido.La medida SAR se acepta ampliamente para relacionar los efectos térmicos adversos por exposición a RF.

 

WHO (OMS). Organización mundial de la salud.

GSM. Global system mobile telephone. Sistema global de telefonía móvil.

 

 

 

 

Proyecto EMF. Grupo de trabajo de la OMS para el estudio de los efectos de los campos electromagnéticos en la salud.

ICNIRP. Comisión Internacional para la Protección de Radiaciones no Ionizantes.

EC. Comisión Europea.

Acción COST 244bis. Proyecto europeo para el “Estudio de los campos electromagnéticos  la salud.

Acción COST 281 .   Proyecto europeo para el estudio de las tecnologias de la comunicación e información emergentes. Campos electromagnéticos  y salud

IBASC. Instituto de Bioelectromagnetismo “Alonso de Santa Cruz”.

SITEM. Sociedad de Investigación y Terapéutica por Electromagnetismo.

AEBP. Asociación Española de Bioelectromagnetismo y Glandula pineal.

FEB (EBF). Fundación europea de bioelectromagnetsimo y ciencias de la salud.

 

2-CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA Y SALUD

 

La extensión del uso de los nuevos sistemas de comunicación que utilizan como vehículo de transmisión el espacio radioeléctrico han puesto de actualidad , sus posibles efectos sobre la salud.  El uso masivo de la telefonía inalámbrica se ha producido cuando aún en la comunidad científica no existía un consenso sobre los efectos de estos sistemas sobre los componentes biológicos en humanos y en animales desde el nivel celular hasta los comportamientos sociales. La controversia sobre los posibles efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud  se viene manteniendo desde finales de los años 60 y ha dado lugar a que los organismos oficiales hayan establecido normativas de seguridad. Esta situación se ha agudizado en el caso de la telefonía móvil, se puede considerar que , en este caso, las normativas de seguridad frente a la exposición de la población Esta situación se ha agudizado en el caso de la telefonía móvil, aunque en este caso las normativas de seguridad se han establecido de forma apresurada. Lo que ha permitido el desarrollo de este sector de la economía que mueve un importante flujo de recursos, no ha conseguido evitar la preocupación y desconfianza en la población sobre sus posibles efectos. Sobre los cuales no se ha podido establecer un consenso que permita definir los posibles grados de riesgo para la salud. No existe una “masa crítica” de investigadores nacionales e internacionales, ni una evidencia científica establecida a través de un número suficiente de investigaciones que permitan el mínimo consenso deseado. 

Nuestra dependencia de la electricidad durante el pasado siglo 20 y el incremento del uso de los sistemas de comunicación inalámbricos han llevado a inundar nuestro planeta de radiaciones electromagnéticas que se extienden en una amplia banda que va desde los 50Hz de uso industrial y doméstico hasta los más de 50 GHz utilizados en los sistemas de radar pasando por todas aquellas frecuencias de uso masivo en telefonía móvil en torno  a la banda de 800Mhz a 2 GHz.

La preocupación expresada en la población que vive cerca de líneas de conducción de energía eléctrica, antenas de telefonía móvil, o sistemas de transmisión o enlace de estaciones de radio o televisión, es indudablemente un reflejo de la controversia que vive la comunidad científica que aún no ha podido responder a la pregunta ¿Son los campos electromagnéticos seguros? (1). Esta controversia es habitual cuando uno se enfrenta a un problema complejo y para buscar todas las interacciones posibles no se debe recurrir ni a las prisas producto de la presión ni a las simplificaciones categóricas sobre su inocuidad. El debate en la comunidad científica se encuentra hoy polarizado en dos grupos aquellos que se sitúan en las recomendaciones de organismos internacionales como la ICNIRP que indica que los efectos biológicos tan solo están probados en el ámbito de los llamados “efectos térmicos”,( la capacidad de incrementar la temperatura de los tejidos tras una exposición a campos electromagnéticos) y aquellos grupos de investigadores independientes que opinan que existen otros efectos no-térmicos que se producen por debajo de los límites indicados en las recomendaciones internacionales que recientemente ha asumido el Gobierno Español .

 En el estudio de los campos electromagnéticos y su interrelación con los tejidos biológicos nos enfrentamos a un problema dinámico de extraordinaria variabilidad tanto en el tiempo como en las condiciones de exposición. Existen en la comunidad científica abundantes precedentes  sobre determinados elementos tóxicos y su posible relación con problemas de salud. Baste con recordar la posición adoptada por la comunidad científica internacional sobre  la posible relación entre tabaco y determinados tipos de carcinomas. Durante décadas se descartó esta relación a través de numerosos estudios y publicaciones, y hoy nadie discute la relación de causa a efecto entre ambos. Lo mismo ha sucedido en el caso de otros contaminantes como el asbesto, lluvia acida, DDT, PCBs (2). La controversia es la norma  cuando del reconocimiento de los efectos ambientales se derivan consecuencias económicas importantes y posibles efectos para la salud. Esta situación se ha extendido a importantes científicos que por colocarse en una posición divergente con la establecida por organismos y publicaciones de amplio impacto en el momento han sido situados fuera de la “ evidencia científica” que a veces parece ser tan solo patrimonio de algunos elegidos(3). Así sucedió en el pasado con D. Santiago Ramón y Cajal y más recientemente con el ahora premio Nobel Prusiner descubridor de los priones. Ambos tuvieron que enfrentarse en su día con aquellas opiniones que parecían dogmas de la ciencia de su época. Es precisamente el carácter crítico lo que hace avanzar en el conocimiento de planteamientos nuevos y complejos de carácter  multidisciplinar que  dependen de diferentes especialidades que inciden en el mismo ámbito desde los profesionales de la ingeniería y la física hasta los profesionales de la biología y la salud. 

 

La posibilidad de que la radiación de microondas (MWR) pulsantes de baja intensidad que se usa actualmente en la telefonía móvil GSM pueda ejercer sutiles influencias no térmicas en organismos vivos, deriva de que las microondas son sistemas oscilatorios de transporte de energía; que se encuentran definidas por su intensidad  y por su frecuencia.

El cuerpo humano es un complejo electroquímico de exquisita sensibilidad, cuyo funcionamiento ordenado y control son regulados (4) por procesos eléctricos oscilatorios de varios tipos, cada uno caracterizado por una frecuencia específica (5). Así algunas actividades eléctricas biológicas endógenas pueden verse interferidas, por el aspecto oscilatorio de la radiación incidente, modificando su respuesta mediante un proceso inductivo exterior.

Esta serie de efectos se han establecido a partir de algunos principios básicos que es preciso tener en cuenta:

 

1.         Todas las estructuras biológicas establecen comunicación con el medio que la circunda a través de impulsos eléctricos. Por tanto existen campos eléctricos de ahí electromagnéticos que son intrínsecos a las estructuras biológicas.

2.        Nuestro cerebro  es el órgano más sensible a los efectos de alteraciones eléctricas inducidas de nuestro organismo, su actividad básica se sitúa en niveles de campo próximos a unos pocos femtoteslas ( 6)

3.        Nuestro corazón mantiene su actividad a partir de un flujo constante de corriente, que puede ser alterado por un campo electromagnético exterior incidente.

4.        Todas las estructuras celulares vivas mantienen una diferencia de potencial eléctrico que las hace sensibles a corrientes inducidas desde el exterior.

5.        Nuestro cuerpo actúa como una antena receptora de las ondas electromagnéticas.

6.        Nuestro sistema nervioso (central y periférico) se encuentra conectado funcionalmente con la mayoría de las actividades vitales no solo por su actividad electromagnética típica sino través de un complicado sistema hormonal . Es una estructura por lo tanto altamente sensible y que se puede ver alterada fácilmente por las emisiones exteriores electromagnéticas incidentes.

Estas bases permiten aproximarse a los posibles efectos de carácter no térmico en animales y en humanos. En las revisiones realizadas por las comisiones del ICNIRP sobre los efectos no térmicos, los resultados descritos han sido considerados como estudios  de difícil replicación, inconsistentes y que con resultados contradictorios encontrados en algunos casos, o  con defectos de diseño experimental en otros (7). Todo ello ha conducido a que se haya  preferido ignorar tales resultados y la capacidad para establecer niveles de protección más exigentes para la población.

No obstante, los efectos biológicos de carácter no térmico se encuentran suficientemente documentados y serán el motivo fundamental de este documento. Alteraciones en la homeostasis de los iones calcio, reducción de la secreción de melatonina, la actividad proto-oncogénica la interferencia con los ritmos básicos cerebrales, e incluso algunos efectos sobre la estructura del DNA son datos, entre otros observados en laboratorios independientes.

Es importante enfatizar que la existencia incluso de efectos no térmicos establecidos, no conlleva de forma inevitable consecuencias adversas para la salud. Sin embargo, la tecnología GSM parece afectar de forma no térmica a una variedad de funciones cerebrales (incluido el sistema endocrino). No es de extrañar que los problemas de salud comunicados, tienden a ser fundamentalmente de consecuencias neurológicas. Por ejemplo, las manifestaciones  de dolores de cabeza son consistentes con los efectos de la radiación en el sistema dopamina-opioide del cerebro (8,9) y en la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, (10,11.12) ambos relacionados con las cefaleas. (13,14) Las comunicaciones de alteración del sueño son consistentes con los efectos de la radiación sobre los niveles de melatonina (15,16) y sobre la fase de sueño del movimientos de rápido de los ojos (REM). (17)

 

3-ANTECEDENTES

Muchos de los productos que consumimos y con los que compartimos una parte importante de la vida diaria utilizan alguna forma de energía electromagnética.

Un tipo de energía electromagnética que ha incrementado su uso en las dos últimas décadas es la radiofrecuencia (RF)  incluidas las ondas de radio y las microondas,

La RF es parte del espectro electromagnético con frecuencias entre los 3 kHz a los 300 GHz aunque la OMS en su proyecto para el estudio de los efectos de los teléfonos móviles EMF 1996 tan solo consideró aquellas frecuencias comprendidas entre 1 MHz y 10 GHz.

 

Uno de los usos que más se ha incrementado en los últimos cinco años es la generalización de la utilización de los teléfonos móviles. Hoy ya son más de 1000 millones de teléfonos los que están funcionando en el  planeta.

 

Como consecuencia del incremento exponencial del uso de las RF en las comunicaciones, también ha aumentado de forma considerable la preocupación por los posibles efectos de esta nueva forma de contaminación y los posibles riesgos que pueda tener para la salud humana y el medio ambiente esta nueva forma de contaminación. (Contaminación electromagnética FCC 1997) (18).

La preocupación sobre estos efectos especialmente en el rango de las microondas y radiofrecuencias, tuvo su origen durante la segunda guerra mundial. En los años 50 y 60 se publicaron los primeros informes sobre todo en Europa del Este y la Unión Soviética. En un principio no fueron tomados como un factor implicado en la salud humana ya que muchos de sus posibles efectos no fueron atribuidos a su uso, como es el caso de los operadores de radio en la marina durante la guerra. A pesar de ello las primeras normativas de protección de los trabajadores con microondas proceden de la URSS en la década de los 70.

En 1974  la asociación internacional para la protección de las radiaciones  (IRPA) constituyó un grupo de trabajo para el estudio de las radiaciones no ionizantes  que en el congreso de Paris (1977) paso a denominarse International Non-Ionizing Radiation Committee (INIRC).

Los campos electromagnéticos de RF aparecen como una nueva preocupación en la salud pública a raíz de los trabajos desarrollados por Wertheimer y Leeper en 1979 (19) sobre el aumento de cáncer en niños relacionado con la proximidad a líneas de alta tensión.

Tan solo en las dos últimas décadas se han publicado más de 30.000 artículos relacionados directa o indirectamente con esta nueva área de investigación multidisciplinar. Los informes abarcan una gran variedad de campos y disciplinas física, ingeniería, biofísica, genética-molecular, biología-celular, fisiología de animales y plantas, conducta humana, aplicaciones clínicas, y estudios ecológicos.

En las últimas décadas se han publicado varias revisiones importantes sobre este tema (20),(21),(22),(23),(24), (25) (26) indicando unas que las investigaciones son insuficientes y no existen resultados concluyentes para establecer relaciones “consistentes” de causa a efecto generalizables y otras encontrando importantes indicios suficientes como para aconsejar medidas de precaución(1), (27) Ello ha dado lugar a multitud de normativas en diferentes países con niveles de protección bastante alejados

 

País                           mW/cm2 a 900 MHz

UK                              10000 ( en revisión)

EEUU                         1000

España                      450

Alemania                 450

Belgica                     225

Cataluña                  386

Rusia                         2.4

Hungria                    10

Bulgaria                   10

China                        6.6

Polonia                    10

Italia                         10

Suiza                         2.4

Castilla-La Mancha   10  en             zonas urbanas y 0.1 en

                                   lugares sensibles

Luxemburgo            2.4

Valonia (Bélgica)   2.4

Salzburgo(Austria)            0.1

Nueva Gales del sur(Nueva Zelanda)            0.001

                                  

 

 

 

 

 

W/m2                             mW/m2              mW/m2              mW/cm2                V/m           Límite adoptado por

0.000000005        0.000005       0.005            0.0000005       0.001         Valor mínimo del campo geomagnético *

0.0000001            0.0001           0.1                0.00001           0.0061       Valor máximo del campo geomagnético *

0.001                    1                    1000             0.1                   0.6             Congreso de Salzburgo

0.024                    24                  2400             2.4                   3                Bélgica(repetidores de telefonía) Rusia límite a 900 Mhz, Suiza ( repetidores de TV-Radio)

0.042                    42                  42000           4.2                   4                Suiza ( repetidores de telefonia)

0.066                    66                  66000           6.6                   5                China ( a 900 Mhz)

0.1                        100                100000         10                    6                Italia ( repetidores de telefonia móvil y radio comercial de uso continuado más de 4 horas al día)

4.5                        4500              4500000       450                  41              ICNIRP, UE, Alemania, Francia, España a 900 MHz

 

De esta manera se ha situado a las poblaciones afectadas en niveles de protección diferentes en función de las diversas interpretaciones del principio de precaución.

 3.1 Informes de organismos públicos

En estos últimos años se han elaborado, producto de la preocupación social sobre el uso masivo de RF,  importantes informes por parte de las agencias estatales y organismos internacionales.

1.         1992, Informe de la OAK Ridge Associated Universities (20).

2.         1992, Informe de agencia para la protección radiológica del Reino Unido (NRPB) (22)

3.         1992 Informe del Instituto francés de la salud e investigaciones médicas (INSERM) (23).

4.         1992 Niveles de exposición de 3 kHz a300 GHz IEEE. (28).

5.         1993 Informe conjunto de la organización mundial de la salud y la asociación mundial de protección radiológica WHO/UNEP/IRPA.(29)

 

6.         1996 ICNIRP Informe sobre el uso de los teléfonos móviles.(30).

7.         1996 (a,b) Informe sobre posibles efectos sobre la salud de los teléfonos móviles EC. (31),(32).

 

8.         1996 COST 244 posición de la UE ante las investigaciones “ in Vivo” y “In vitro” ante la exposición a RF.(26)

 

9.         1997 Guía para evaluar la exposición humana a campos electromagnéticos RF FCC.(18)

10. 1999 Informe de la Real Sociedad de Canada. Potencial riesgo de las radiofrecuencias de los sistemas de telefonia movil (33)

11.      2001 Informe Técnico de expertos del ministerio de sanidad CEM y salud pública,  F. Vargas, A. Ubeda 2001  (34).

12.       2001 Informe para el parlamento europeo STOA panel del Dr.Hyland .Efectos fisiológicos y ambientales de la radiación electromagnética no ionizante 2001 (35).

 

 

 

3.2 INSTITUCIONES INTERNACIONALES RELACIONADAS CON LAS RF Y LA SALUD.

·            OMS(WHO/EMFProject....Ginebra (Suiza)

·            Comisión internacional para la protección de radiaciones no ionizantes   ICNIRP....Alemania.

·  FCC Comisión federal de comunicaciones                  EEUU.

·  Berkeley National Laboratory.......................................EEUU.

·  Lawrence Livermore National Laboratory.....................EEUU.

·  IMST Instituto para el móvil GMBH.........................Alemania.

·  MIT Instituto Tecnológico de Massachussets...............EEUU.

·  NIEHS Instituto Nacional de la Salud............................EEUU

·  NIWL Instituto Nacional del Trabajo............................Suecia.

·  Royal society of Canada.

·  IEEE.

·  CENELEC.

·  NRPB Panel de Protección Radiológica.......................EEUU.

·  ONCOLINK.Univ. de Pennsylvania centro del cáncer. EEUU.

·  SSI. Instituto Sueco de Protección Radiológica..........Suecia.

·  INSERM Instituto de Protección Radiológica.............Francia.

 

 

4-EFECTOS BIOLÓGICOS QUE PUEDE CAUSAR LA ENERGÍA GENERADA POR LA EMISIÓN DE RF.

 

Se pueden indicar la existencia de “efectos” en cualquier sistema biológico cuando podemos medir un cambio producido tras la introducción en el mismo de algún tipo de estímulo ajeno a este. Aunque estos cambios no siempre tienen que ser perjudiciales para el sistema biológico implicado, de hecho en su interacción con el medio se producen constantes alteraciones tanto funcionales como estructurales, de forma inmediata y reversible o cambios de tipo permanente que modifican definitivamente su función. Se consideran peligrosos cuando causan perjuicios detectables a la salud del individuo o de su descendencia (ICNIRP 1998) (7).

Algunos efectos biológicos  son el resultado del calentamiento de los tejidos producto de la exposición a la energía de las RF, denominado “efecto térmico”.  Como indica R. Addey “...Los efectos de las radiaciones electromagnéticas sobre los tejidos en lo que se refiere al incremento de temperatura,. Difiere en general poco de los efectos conocidos de la hiper termia inducidos por otros medios, es preciso tener en cuentas sin embargo que pequeños cambios de menos de 0.1ºC pueden tener importantes consecuencias en las respuestas funcionales de los tejidos, que en muchos casos no son atribuibles  al incremento de temperatura “per se”...” . Se ha observado que pequeños campos producen cambios químicos, fisiológicos y conductuales solamente en algunos rangos de frecuencia definidos como ventanas correspondientes a frecuencias y a valores de energía especifico. Se han encontrado efectos sobre los tejidos a gradientes de intensidad de 10-7 V/m y para amplitud modulada a 10-1de (R. Adey 1980) (55)

Es conocido desde hace algunas décadsa  que diferentes niveles de intensidad de RF pueden tener como consecuencia un aumento de temperatura de ciertos tejidos causando importantes daños debido dificultad de disipar el calor. La exposición a densidades de campo de 1-10 mW/cm2 puede producir un importante aumento de temperatura del tejido aunque no siempre un daño estructural, este efecto ha sido ampliamente descrito en algunos informes(NRPB1992;UNEP/WHO/IRPA 1993; ICNIRP 1996; EC 1996).

Dos áreas del cuerpo son especialmente sensibles a los aumentos de temperatura: los ojos y los testículos, ya que tienen dificultades para disipar el exceso de calor por su escasa vascularización. Trabajos en laboratorio han mostrado que breves exposiciones de unos 30 minutos sometidos a altos niveles de radiación RF (100-200 mW/cm2) pueden causar cataratas en conejos. Se han citado casos de esterilidad temporal debida a alteraciones en la motilidad del esperma cuyo origen puede ser la exposición a altos niveles de RF.(FCC 1999). 

Los aumentos de temperatura en los tejidos están asociados con  exposiciones  caracterizadas,  por un umbral bajo el cual, no se presentan efectos. Sin embargo al gunos estudios han sugerido que bajos niveles de RF presentan efectos biológicos aunque la mayoría de ellos no han podido ser replicados o sus efectos en humanos no se han descrito de forma precisa (ICNIRP 1996). La mayoría de las investigaciones demuestran que los niveles ambientales producidos por emisores de RF se encuentran muy por debajo de los necesarios para producir un aumento peligroso de temperatura para la salud. Sin embargo en algunos ambientes laborales,  se encuentran sometidos a emisiones que obligan a observar unas restricciones de uso mayores para evitar estos problemas.

 

 

5-EXPOSICIÓN A CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS AMBIENTALES DE BAJA INTENSIDAD

 

 Consideramos campos ambientales electromagnéticos a aquellos que generados de forma artificial por diferentes emisores, producen una alteración sobre los niveles básicos de campos naturales ( Radiación solar, campo geomagnético terrestre......etc).

 Debido al escaso interés, durante décadas, de los organismos oficiales, por los efectos biológicos de los campos electromagnéticos, nos encontramos en la actualidad en una situación en la que a la investigación científica le cuesta un enorme esfuerzo estar al nivel de los rápidos avances que en la aplicación de los campos de RF se esta produciendo, tanto en nuestros lugares de trabajo como en nuestras viviendas y que están invadiendo de forma imperceptible nuestra vida cotidiana.

 Es preciso por lo tanto identificar mediante investigaciones el alcance real de estos efectos para poder establecer medidas de prevención frente a alarmismos o complacencias exageradas.(WHO Repacholi 1996) (43)

En los últimos años se han multiplicado los informes donde se aportan nuevos datos que señalan los posibles efectos en sistemas biológicos expuestos a bajos niveles de RF             (Havas, Cherry) (1) (25) No obstante  lo primero que hay que averiguar es cuales de estos efectos tienen consecuencias negativas para la salud, y que mecanismos biológicos están comprometidos.

 

 

5-  EFECTOS EN SISTEMAS BIOLÓGICOS

 

La OMS define la salud como un estado de bienestar físico, mental y social y no solo como ausencia de enfermedad o trastorno, por ello es necesario hacer una distinción entre los conceptos de interacción efecto biológico, percepción y peligro.

Un efecto biológico es la respuesta fisiológica que puede o no ser perceptible por el organismo expuesto. Los sistemas biológicos responden  a muchos estímulos  como parte de un proceso natural de vida, tales respuestas son ejemplos de efectos biológicos. Es cuestionable que estos efectos aunque se mantengan, deban ser considerados como evidencias de un peligro, probablemente porque todavía desconocemos que importancia tiene esta respuesta para el propio organismo.

No se puede considerar que cualquier campo que interaccione con un organismo vivo es indeseable y debe ser eliminado, solo cuando es capaz de producir una perturbación fisiológica en un sistema biológico . No todos los efectos biológicos producto de la exposición a campos son necesariamente peligrosos, algunos pueden ser beneficiosos bajo ciertas condiciones. Muchos efectos biológicos son simplemente indeterminados con respecto a su incidencia en la salud. Por ello es tan importante entender con precisión cuales son los efectos reales sobre los sistemas biológicos y su grado de intervención en la significación clínica de los posibles peligros de estos; por ejemplo un elemento importante a investigar es si los efectos desaparecen o si son bioacumulativos, algo que hasta hoy desconocemos. En los estudios poblacionales es necesario que pasen períodos de tiempo suficientemente largos para poder encontrar indicadores, y en el caso de la exposición a RF aún nos encontramos con pocos años de exposición masiva lo que dificulta establecer sus efectos acumulativos , por mecanismos que hasta hoy desconocemos.

Los resultados nos indican  que los efectos observados en un nivel de exposición con frecuencia no pueden ser extrapolados a otros niveles o frecuencias porque las relaciones entre la dosis-respuesta no está perfectamente establecida y probablemente se comporte como una relación no lineal. (57).

Los primeros parámetros de exposición en humanos se adoptaron en  1985 por la  FCC de EEUU publicando una guía para evaluar la exposición humana a emisiones de RF (ANSI, FCC 1985), siendo revisada en 1996 como resultado de un proceso comenzado tres años antes para emisores que utilizaran frecuencias entre 100 KHz y 300 GHz. Los límites de exposición máxima permisible (MPE) fueron los recomendados por el NCRP ( National Council on Radiation Protection and Measurements 1996). Estableciéndose límites de exposición para la población general, y para los lugares de trabajo.

La dosimetría es un componente crítico de cualquier estudio científico  (COST 244 1996). Para poder determinar la cantidad de radiación que puede soportar un organismo se realizaron estudios de laboratorio, utilizando modelos que intentan asemejar el comportamiento de una cabeza humana, empleando el criterio de unidad de absorción por Kg de peso. La tasa especifica de absorción (SAR) en vatios por kg, es el parámetro generalmente aceptado, pero hay que considerar que el criterio SAR sólo es un parámetro válido para estudiar el incremento de temperatura, por tanto no es de aplicación sobre aquellos efectos “no térmicos”. Aquellos países que siguen los criterios emitidos por la ICNRIP lo aplican como el mejor elemento dosimétrico sobre individuos expuestos. Aunque hay que señalar que para que sea considerado efecto térmico deben cumplirse las siguientes condiciones:

1.      Que la exposición suponga el incremento de 1ºC en el tejido u organismo expuesto.

2.      Múltiples exposiciones sub umbral (1ºC) simultáneas no encuentran ningún efecto adverso.

3.      No se produce efecto acumulativo en tejidos expuestos a radiación sub –umbral.

 (Repacholi WHO review 1993)

SAR ( Tasa Específica de absorción)

 Exposición general no controlada De 100 KHz a 6 GHz 

 

Limites de exposición SAR FCC 1999.  

                         

<0.08 W/kg  en todo el cuerpo

<1.6 W/kg en alguna parte del cuerpo

 

 

 

 

 

 

 

En algunos estudios “in vitro” e “ in viv” la polarización del campo eléctrico puede ser un importante parámetro de exposición en las estructuras celulares. La determinación del SAR en los campos eléctricos y magnéticos es una función complicada dependiente de varios parámetros de exposición como son el campo incidente y las propiedades físicas del tejido biológico. (Chou 1996) (44).

Algunos modelos dosimétricos para microscopía han propuesto la posibilidad de que diferentes elementos biológicos presenten diferentes tasas de absorción en RF. (Liu y Cleary 1995). (52) (53).

La ausencia de acuerdos sobre las referencias dosimétricas ha sido una de las razones de las diferencias en los resultados de algunos trabajos.

La definición dosimétrica de campo próximo ( teléfonos móviles) campo lejano  desarrolladas por la UNEP/WHO/IRPA 1993. es también un elemento básico para establecer efectos sobre el criterio de efecto térmico. Así para muchas aplicaciones las medidas de campo lejano son suficientes en la medida de absorción de RF,  pero en las situaciones de campo próximo la tasa de absorción cuando la distancia al objeto es menor que una longitud de onda(l) varía notablemente. Hay que señalar que los modelos desarrollados han sido probados con estructuras muertas, aún se desconoce su comportamiento en tejidos vivos sometidos  a alteraciones en sus parámetros normales de temperatura sobre todo en el cerebro donde incrementos de 0.1 ºC ( R. Adey) produce alteraciones en ventanas de determinadas frecuencias que aún se desconoce su alcance. Hay que recordar que el cerebro posee un sofisticado sistema para mantener constante su temperatura.

 Cuando el campo no puede ser medido directamente el cálculo se debe realizar sobre la emisión teórica de la antena. Este sistema da lugar a un buen número de errores. El informe de la FCC 1997 establece los controles sobre los campos cercanos cuando estos se encuentran en la proximidad del cuerpo a una distancia inferior a los 20 cm (ANSI/IEEE1992), que es la situación habitual en los teléfonos móviles.

La homologación de estos sistemas depende del uso y  son evaluados con respecto a la SAR, teniendo en cuenta solo los efectos térmicos, con un límite de SAR de 1.6 W/kg. En el caso de los teléfonos móviles el límite de potencia efectiva radiada esta en 1.5 W para los que trabajan en frecuencias inferiores a 1.5 GHz y de 2.6 W para los que utilizan frecuencias superiores. Para aquellos sistemas que utilizan frecuencias por encima de los 6 GHz no se puede utilizar el criterio SAR y deben usarse condiciones especiales desconociéndose aún los límites de exposición debiendo evaluarse en términos de densidad de potencia . (ANSI/IEEE 1992)

Los campos cercanos generalmente no se miden durante los estudios epidemiológicos. La medida de exposición se realiza mediante la contestación a cuestionarios de los que se trata de obtener información sobre el tipo de teléfono la distancia a la que se utiliza  y el tiempo de exposición aunque es posible caracterizar cada tipo de teléfono en términos de SAR en la cabeza humana según modelos teóricos. (Rothman 1996). (46).

Además es necesario tener en cuenta la sumación de campos de exposición ambientales sobre todo en las antenas reemisoras colocadas en los edificios que aumentan la tasa de exposición habitual, con el criterio de suma cuadrática de las intensidades en un punto., donde el sujeto expuesto actúa como una antena que recibe está intensidad de campo a diferentes frecuencias.

La IEEE estableció ya en 1992 que la emisión máxima próxima a la base de la torre debe ser del orden de 0.00002 mW/cm2 por canal de radio. Para una antena de 96 canales y 100 W por canal supone 0.002 mW/cm2 (basado en criterios SAR) Sin embargo el cálculo de la exposición a varias fuentes simultáneas de varias frecuencias si bien se encuentra sometido a parámetros de control y seguridad en los ambientes de trabajo (ICNIRP 1998), en cambio no sucede lo mismo con la exposición de la población . No se tiene en cuenta  la sumación de los cientos de campos diferentes emitidos en lugares próximos en diferentes frecuencias. Esta situación se encuentra fuera de la posibilidad de control  no existiendo estudios concluyentes que comprueben el tipo de efecto potencial sobre la salud.

 

7-PRINCIPIOS DE ACCIÓN BIOFÍSICA

Los mecanismos de interacción entre RF y los sistemas biológicos han sido estudiados durante las últimas décadas, se ha desarrollado muchos estudios teóricos se han desarrollado para explicar como las cargas interactúan con los CEM en el material biológico. (Chiabrera 1995).(47). Tanto la aproximación desde la física clásica como de la cuántica  se han  utilizado para explicar los mecanismos de acción de la RF a nivel microscópico. (Bernardt y Vogel 1996).(48)

La interacción de campos eléctricos variables en el tiempo con los tejidos biológicos en los que  también existe una diferencia de carga eléctrica entre el interior y el exterior de la membrana celular tiene como consecuencia el aumento de flujo de cargas eléctricas, la formación de dipolos y la reorientación de los dipolos eléctricos presentes en la membrana. Las magnitudes relativas de estos efectos dependen de las propiedades de la estructura sobre la que incide el campo, así como de la conductividad, permitividad de los tejidos sobre los que incide.( ICNIRP 1998). Las consecuencias funcionales sobre algunos componentes como el calcio que actúa como  segundo  mensajero en la transducción de las señales biológicas, puede producir cambios significativos en la función celular  (Alberts 1994, Pahl 1999). 

Los campos de RF inducen momentos en las moléculas que tienen como consecuencia desplazamiento de iones desde posiciones estables, vibraciones entre las capas sobre todo entre electrones e iones y rotación y reorientación de moléculas dipolares como el agua. (Schwan 1988).(49). Estos mecanismos que pueden ser descritos mediante la teoría clásica electrodinámica no son capaces de producir efectos observables en la exposición a campos de extremadamente baja frecuencia porque se encuentran con un medio desestabilizado por la agitación térmica. Además el tiempo de respuesta del sistema es demasiado  rápido y existen  dificultades técnicas para realizar su medida. Se necesita utilizar sistemas de medida de la actividad eléctrica funcional a nivel de todo el cerebro o a nivel celular con sistemas de registro en tiempo real ( Magnetoencefalografía, EEG alta resolución, Patch-Clamp etc). En ningún caso los estudios de carácter morfológico realizados “in vitro” van a demostrar modificaciones significativas ya que las alteraciones inducidas son funcionales, y están basadas en el intercambio de cargas  no afectando por tanto a la  estructura. Ambas consideraciones implican que debe haber un umbral por debajo del cual se están produciendo respuestas que todavía no se han observado, debe haber  frecuencias por debajo de las cuales no sea posible observar una respuesta. Tales  umbrales están presentes incluso en los más sofisticados modelos si se tiene en cuenta el ruido térmico y la dinámica del sistema.

 

8- EXPOSICIÓN A RF DE BAJA INTENSIDAD

 Se han publicado numerosas revisiones desde la década de los 80 sobre la exposición a radiofrecuencias de bajja intensidad, NCRP 1986 Saunders 1991, IEEE 1992, NRPB1992,1993, UNEP7WHO/IRPA 1993, Polson y Heynick 1994, ICNIRP 1996, EC 1996,. Mantiply 1997, Petersen 1998, Repacholi 1998, FCC 1999, Adey 1999,Cherry 2000,Havas 2000.

Para recoger información acerca de tiempos prolongados de exposición de baja intensidad o para casos como el estudio del cáncer es necesario recoger los resultados de una gran cantidad de diseños experimentales, realizados en diferentes sistemas biológicos expuestos a campos en las más variadas condiciones imaginables. La importancia de los datos obtenidos es limitada debido a las diferentes condiciones de exposición, a la enorme variedad de modelos experimentales escogidos ya a las diversas respuestas de las estructuras biológicas  “in vitro” en comparación con los resultados obtenidos “in vivo” o en humanos.

Es decir, el resultado final es que no se puede llegar a establecer conclusiones porque, en la mayoría de los casos, los datos experimentales encontrados no son comparables.

Sin embargo si se escogen los estudios realizados ”in vitro”, sus resultados nos indican que las RF de baja intensidad pueden alterar las propiedades de la membrana celular desde un punto de vista  funcional. Adey 1996 (55) llega a plantear la hipótesis de que la membrana celular puede ser sensible a campos de baja intensidad sobre todo cuando son modulados en amplitud a frecuencias ELF, sin embargo las altas frecuencias de RF de baja intensidad no inducen variaciones apreciables en los potenciales de membrana, o si se inducen alteraciones son en aspectos funcionales aún desconocidos.

 

(i) EFECTOS SOBRE LA MEMBRANA CELULAR

Los campos RF de frecuencias entre 0 y 300 GHz afectan a una variedad de propiedades de los canales iónicos como son la disminución en la síntesis de canales, y la disminución en la frecuencia de apertura.Así parece que RF de baja intensidad  y sobre todo a bajas frecuencias parecen afectar a la frecuencia de apertura de los canales de membrana, aunque hoy tan solo es una hipótesis de trabajo. Estos efectos se han observado en  estudios que incluyen tanto campos constantes como campos pulsantes a diferentes intensidades UNEP/WHO/IRPA 1993.[27]

El efecto de las RF sobre el transporte de cationes como el Na+ o el K+ o el Ca2+ a través de la membrana indica que los cambios pueden suceder sin producirse alteraciones en la temperatura. (Cleary 1995).(52). Blackman (1990) indica que el CA2+ puede ser utilizado como marcador de las repuestas celulares a la exposición a RF. Es posible que la RF pueda facilitar las transiciones de la fase lipídica en la membrana  a temperaturas próximas a la fase de transición.. Ya que  los lípidos de la membrana  en humanos se encuentran siempre por encima de estas temperaturas de transición. (Tenforde y Liburdy 1988)(51). Además los efectos observados fueron altamente dependientes de la temperatura pero no de la frecuencia. (Cleary 1990) (52).

Otros efectos sobre el flujo iónico, como son alteraciones en la bomba de Na+-K+- ATP-asa en los glóbulos rojos se ha  atribuido a la interacción de los campos de RF con moléculas en la membrana que contienen estos iones, posiblemente esta interacción esta mediada por las transiciones de fase de la membrana. (Liu 1990) (53).

Los radicales libres también se han propuesto como participantes en las transiciones de fase producidas por las RF en los lípidos expuestos a campos constantes de 2.45 GHz a 0.2 W/kg.( Phelan 1992) (16) Un efecto similar en los canales iónicos ha sido puesto de manifiesto  por D´Inzeo 1988 (54) quien expuso miotúbulos de pollo a campos constantes de 9.75 GHz a intensidades de 1-2 mW/cm2.

La exposición a RF disminuye la frecuencia de apertura de los canales de acetilcolina dependientes del Na+, estos estudios indican que los efectos de los campos constantes a bajas intensidades de SAR pueden ser directamente dependientes del medio de la membrana o del sistema biológico implicado.

La exposición a RF fundamentalmente de 147 a 450 MHz moduladas en frecuencia ELF menor de 300 Hz aumentan el flujo de Ca2+ transmembrana  en las terminaciones nerviosas o en células cerebrales en estudios “in vitro” (Adey 1981)(55). En cambio, no se han encontrado efectos en el movimiento de iones Ca++  expuestos a campos constantes . Efectos similares fueron observados en sinaptosomas. (Adey 1981) (55), y en células de neuroblastoma (Dutta 1984) (56). Sin embargo otros laboratorios han fracasado  a la hora de repetir estos resultados. Lo que sugiere que estos fenómenos no pueden ser explicados mediante los principios del equilibrio termodinámico. (Adey 1993) (55).

De esta manera cambia el criterio generalmente asumido de que el efecto es función de la dosis. Sin embargo no esta suficientemente comprobado aún como para determinar el tipo de consecuencias para la salud  en humanos.

 

(ii) EFECTOS EN LOS TRASDUCTORES DE SEÑAL

Las proteinkinasas son enzimas llave implicadas tanto en la trasducción de señales desde los receptores de membrana  intracelulares como en  los factores de crecimiento de las  hormonas y las cytokinas. Byus 1984 (59) comprobó una disminución de la actividad del AMP cíclico independiente de la proteinkinasa en respuesta a Campos de RF modulados en amplitud a ELF frecuencias.

La actividad de la Ornitina decarboxylasa (ODC) es modulada por la membrana mediante señales y su activación esta asociada con la aparición de agentes promotores de tumores  de varios tipos durante la carcinogénesis. Byus 1988 (60) informó que la actividad de  la ODC fue significativamente elevada en las células del melanoma humano y en hepatómas de células de rata expuestas a 450 MHz sinusoidales modulados en amplitud  de 12 a 20 Hz pero no cuando se exponían a frecuencias más altas o más bajas. Lo  que se puede interpretar  como un indicativo de que son determinadas señales, con frecuencias específicas las que modulan la activación de la ODC. Krause 1997 (61) ha mostrado de elevaciones de la ODC en fibroblastos de rata bajo exposición a campos modulados en amplitud con una SAR de 3W/kg. En ambos estudios los niveles de ODC inducidos fueron mucho menores que los asociados con la acción de los agentes promotores tumorales. Si embargo no se ha comprobado el incremento en la proliferación celular o alteraciones en la síntesis de ADN.

 

(iii) RESPUESTAS CELULARES PROLIFERATIVAS

 Los estudios “in vitro” de los efectos de la exposición de campos de baja intesidad en la proliferación y transformación celular pueden proveer útiles aproximaciones a la posible influencia de estos campos en la promoción y progresión del cáncer. Por esta razón  una gran cantidad de  estudios se han llevado a cabo para comprobar los efectos en el DNA y en la síntesis del RNA en la cinética celular y en la transformación de células normales en estados de crecimiento alterado. El primer estudio sobre aberraciones en Cromosomas fue realizado por  Héller (1959) (291) encontrando alteraciones en células expuestas a 27 MHz también se encontraron alteraciones cromosomicas en el personal de la embajada de EEUU en Moscu en los años de la guerra fría (Tonascia 1966, Goldsmith 1997) (97) . Se ha descrito, por otra parte, daño en el ADN de tejido testicular y cerebral de ratones irradiados con 2,45 GHz (SAR 0,2 W/Kg) (45) y un aumento de roturas en simples y dobles enlaces del ADN de ratas sometidas a 2,45 Ghz (SAR 0,6 W/kg; ) (46),(47),(48) que fueron inhibidas mediante la administración de melatonina. Sin embargo, la variabilidad de las condiciones de exposición y la dificultad en el control de variables a dificultado replicar estos trabajos (49).

Alteraciones en la transcripción mediante la incorporación de un precursor específico del RNA 3H uridina se han encontrado después de la exposición de células de glioma a campos de RF (Cleary 1990) (62). Efectos similares en la proliferación celular utilizando precursores del DNA 3Hthimidina  fueron experimentados sobre gliomas y linfocitos humanos (Cleary 1990) (62). En ambas situaciones la transcripción y proliferación celular fueron expuestas a mayores intensidades de SAR de 5 a 25 W/kg pero no se encontraron cambios  por encima o debajo de estos valores. No esta claro qué efectos se pueden producir en valores SAR inferiores a los que la mayoría de la población se encuentra habitualmente expuesta.

Algunas evidencias limitadas indican que ciertas alteraciones en el ciclo celular en mamíferos pueden estar asociadas con los incrementos en la incidencia del cáncer. En varios estudios  se han demostrado alteraciones en el ciclo celular bajo los efectos de RF. (Czerska 1992, d´Ambrosio 1995,  Cleary 1996), comprobándose que campos de 2450 MHz son dos veces más efectivos que campos de 27 MHz  en producir alteraciones en el ciclo celular. (Cleary 1996) (65).

Varios estudios se han dirigido a determinar sí la exposición a RF afecta a las respuestas proliferativas de los linfocitos. Estas células son activadas “in vitro” mediante ligandos mitógenos de los receptores celulares  y constituyen un modo habitual de producir una transformación celular en condiciones experimentales. Muchas de las investigaciones desarrolladas con  RF en la transformación de linfocitos han sido negativas, sin embargo Czerska 1992 (64) observó un incremento de la activación de linfocitos humanos expuestos a campos constantes o pulsados de 2450 MHz, encontrando que los campos pulsantes fueron más eficaces en el desarrollo de la transformación de los linfocitos, que los campos constantes.

La proliferación de citotóxicos como los linfocitos T fue alterada mediante  exposición a RF con una SAR de 5 a 25 W/kg a 2450 MHz que fueron modulados simulando los sistemas de comunicación de los móviles. Estos resultados son atribuidos a campos inducidos en los ligandos de citokina con alta afinidad para las células de los receptores en las células expuestas.(Cleary 1996),(65).

 

8-ESTUDIOS RELACIONADOS CON EL CÁNCER 

Si bien la mayoría de las evidencias experimentales  de laboratorio citadas  por los comités de la ICNIRP  indican que bajas intensidades de campos de RF por debajo de los umbrales del efecto térmico, no tienen efectos mutagénicos ni siquiera actúan como iniciadores de la carcinogénesis. IEEE1992, NRPB 1992, CRIDLAND 1993, UNEP(WHO/IRPA 1993 VERSCHAEVE 1995 EC 1996. Existen otros estudios de laboratorio realizados desde los años 1985 encontrando relación entre exposición a RF y promoción de determinados tipos de cancer Balcer-Kubiczek en 1985( Citado Balcer Kubiczek 1995) (69)”....nuestros datos son consistentes con los de Smigielski 1982 (70)  donde frecuencias de 2.45 Ghz.aparecen como iniciadores o carcinógenos o como promotores de una trasformación maligna”

Se han llevado a cabo un gran número de estudios “in vitro” para detectar los efectos de  la exposición a RF en el DNA y en la estructura de los cromosomas. Si tomamos las referencias de la WHO de 1993  estos estudios solo han encontrado hallazgos positivos cuando por efecto de los RF se ha aumentado la temperatura del medio de cultivo (UNEP/WHO/IRPA 1993). Sin embargo, en contraste con estas evidencias algunos estudios en roedores  indican que la exposición a RF puede afectar el DNA. Cuando los ratones son expuestos  2.45 GHz a 10 W/cm2 (SAR 1.18 W/kg) durante dos horas al día durante 200 días se produce una reestructuración genómica en el cerebro de las células controladas. Lai 1995(66) informan que  ratas expuestas a pulsos de 2 micro segundos de duración a campos  de 2.45 GHz con un SAR de 0.6 o 1.2 W/kg durante dos horas  incrementan al doble el número de divisiones en el DNA cerebral. Se ha observado asimismo la  producción de niveles inusuales de fragmentación del DNA ( Lai 1995) (66). Estos experimentos necesitan repetirse  antes de ser usados como datos significativos de riesgo para la salud.

Otros estudios en animales de laboratorio, indican una falta de efecto clastogénico en células somáticas o células germinales de animales expuestos. UNEP/WHO/IRPA 1993. Aunque también se apunta la posible acción sinérgica de la exposición a RF con mutágenos químicos o físicos. (Maes 1996) (68).

Un incremento de la transformación neoplásica ha sido descrito por Balcer Kubiczek y Harrison,1991 (69) después de la exposición “in vitro” de células C3H10T1/2 a 2450 MHz a campos pulsantes modulados a 120 Hz. Estas alteraciones neoplásicas fueron dependientes de la intensidad de campo y se observaron solamente cuando el promotor ATP fue añadido en el medio de cultivo. La interpretación de estos resultados es complicada porque las células de C3H10T1/2 son genéticamente inestables y comienzan de forma espontánea su transformación durante el crecimiento en un tejido situado en el medio de cultivo. El tratamiento combinado de ATP y campos RF puede servir como estímulos copromotores del crecimiento celular incrementando su velocidad de división .

La exposición crónica a campos de RF en ratas a 2/8 W/kg (SAR) produce el incremento de la progresión y desarrollo de tumores mamarios o de piel  (ICNIRP 1998). En nuevos estudios expuestos a 4-5 W/kg (SAR) tras la aplicación de dosis subcarcinogenéticas  de un carcinógeno químico en la piel repetidos diariamente se obtiene  un aumento triple del número de tumores (Szmigielski 1982). (70) Sin embargo estas altas exposiciones de SAR producen incrementos de temperatura que pueden ser el origen de estos resultados. Hay que tener en cuenta que exposiciones elevadas a RF pueden producir incremento de la temperatura de los tejidos expuestos , como se ha señalado anteriormente.

Sin embargo, cuando las ratas fueron expuestas crónicamente niveles de RF y una SAR de 0.4 W/kg no se desarrolló ningún tipo de tumor maligno, en conjunto la incidencia de desarrollos malignos primarios fue similar a los descritos en cualquier tipo de ratas. (Chou 1992) (71).

 

·               Marcadores tumorales incrementados por exposición a rf:

Podemos indicar la existencia de determinadas moléculas que son encontradas como consecuencia de los procesos neoplásicos y que habitualmente son utilizadas como marcadores de la presencia de células tumorales.

Se ha descrito un aumento de marcadores tumorales como puede ser la expresión de genes c-fos en nematodos (633) un incremento del 100% de la ornitindecarboxilasa (marcador tumoral) (60) y un aumento de la inducción del crecimiento celular (517). Como ejemplo de esto último podemos citar el estudio de Repacholi (1997) (460) evidenciando como una cepa de ratones transgénicos y expuestos crónicamente a 900 MHz(sistema GSM) incrementaba hasta un 100%  el número de linfomas demostrando una asociación entre el desarrollo de tumores y la exposición a RFs de muy baja intensidad.

Estos trabajos de larga duración necesitan ser revisados  y extenderlos a otros niveles de exposición y a otros animales antes de ser utilizados como parámetros de riesgo para la salud

Aún hoy y a pesar del desarrollo de múltiples modelos experimentales todavía no se puede establecer una relación directamente causal entre las RF y los factores copromotores del cáncer. Hay una escasa evidencia del efecto co-carcinogénico o sobre la promoción o progresión del tumor. (Repacholi 1998) (43). Aunque si existen indicios suficientes que llevan a relacionar la actividad neoplásica y su posible relación con los procesos de desarrollo en términos de velocidad de desarrollo en función de los diferentes parámetros de exposición a campos de varias intensidades y frecuencias.

 

10- INTERACCIÓN DE EXPOSICIÓN A RF Y DETERMINADOS FÁRMACOS:

La interacción entre las RFs y algunos fármacos como los utilizados para tratar el glaucoma puedan incrementar  el posible daño de las RFs sobre el ojo (626)

También está descrita la posible potenciación de diferentes agentes co-cancerígenas y cancerígenos existentes en nuestro entorno. De ahí la importancia de restringir al máximo la presencia de RFs ya que éstas potenciarían la transformación tumoral de los Rayos X y benzopireno (627),(628) a pesar de que es cierto que otros autores no hayan encontrado dicha transformación (629). Sin embargo, los grupos de Scarfi (640) y Maes (641) , publicaron en 1996 y 1997 unos estudios que demostraron que las RFs amplifican el efecto genotóxico de la mitomicina-C, mediante la determinación de la presencia de micronúcleos en cultivo de linfocitos de bovino y en linfocitos humanos respectivamente .Un estudio anterior de Szmiglelski et al, (642),demostró que las RFs incrementaban hasta tres veces el número de tumores de piel con una  dosis subcarcinogenética de benzopireno.

 

 

11-ESTUDIOS SOBRE EL SISTEMA INMUNE

Debido a que el sistema inmune es el encargado de defender al organismo frente a las agresiones procedentes del exterior se ha estudiado como se defiende ante un agente extraño más, en este caso la exposición a las RF, UNEP/WHO/IRPA 1993. Polson and Heynick 1994, EC 1996.

Pocos efectos biológicos significativos han sido identificados  en estudios “in vitro”, sin embargo si se han hallado alteraciones en el comportamiento de los linfocitos. (Lyle 1983) (74) y en la actividad de la linfocito-kinasa. (Byus 1984)  (59) a partir de la exposición de campos de RF modulados a 16-60 Hz. Debido a que el sistema inmune es complejo y presenta una gran variedad de modelos biológicos y de sistemas de exposición los resultados son  difíciles de establecer es un campo que necesita un notable incremento de las investigaciones.

 

 

12-ESTUDIOS SOBRE EL SISTEMA NERVIOSO

Hasta ahora la mayoría de los estudios sobre el sistema nervioso se han desarrollado intentando comenzar por altos niveles de exposición a RF NCRP 1986 IEEE1992 UNEP/WHO/IRPA 1993 EC1996.

 

·        Estudios sobre la barrera hematoencefálica.

La barrera hematoencefálica es un complejo neurovascular que actúa como un filtro que permite el paso selectivo de moléculas desde la sangre al cerebro. Es el encargado de mantener el medio fisiológico entre ciertos límites esenciales para la vida. Los primeros estudios realizados indican que si la exposición a RF causa suficiente calor se incrementa la permeabilidad de la barrera hematoencefálica a ciertas substancias habitualmente excluidas del parénquima cerebral (UNEP/WHO/IRPA 1993 EC 1996). En algunos estudios se ha comprobado un aumento de la permeabilidad ante la exposición a RF con una SAR de 0.016 W/kg. RF (Salford 1994).(73)

 

·        Resultados electrofisiológicos.

La exposición a muy bajos niveles de campos modulados de RF informaron de alteraciones en la actividad eléctrica de gatos y conejos (IEEE1992), (UNEP/WHO/IRPA 1993). Los estudios iniciales de. Bawin (1973) (155) que utilizó gatos que previamente habían sido condicionados para producir determinados ritmos EEG en respuesta a luces de Flash. Fueron  sometidos a RF de 147 MHz, comprobándose como se producía un enlentecimiento de los ritmos de fondo con respecto al grupo control. Más recientemente Chizhenkova y Safroshkina (1996) (76) presentaron cambios en los patrones de EEG de conejos no anestesiados  expuestos a 800 MHz a 40mW/cm2 durante un minuto obteniendo alteraciones, pero lo sorprendente es que estos cambios se mantuvieran después de la exposición durante algunas horas, probablemente por el efecto de inducción de área.

Pu 1997 (77), también ha desarrollado un diseño experimental en ratones expuestos a 3 GHz a 5mW/cm2 una hora al dia durante una semana encontrando alteraciones en el EEG, hallazgos parecidos  presenta Vorobyov (1997) (78). Algunos estudios en humanos (Von Klitzing 1995) (566) encuentran alteraciones en el ritmo alfa. Sería  especialmente interesante establecer la posible relación de la exposición a RF con algunas patologías dependientes de la actividad eléctrica como la epilepsia. Quizás pequeñas inducciones eléctricas pudierán tener el efecto desencadenante de una crisis ictal. (Sidorenko 1999) (644),Hyland 1998) (643).

Hocking (1998) (607), Frey(1998) (241) y Mild et.al (1998)(400) encuentran correlaciónes entre el uso del teléfono móvil y una serie de alteraciones entra las que se encuentran, perdida de concentración, disminución de la memoria a corto plazo, fatiga , dolor de cabeza y picor en el área próxima al teléfono. O los recientes estudios de Petrides (2000) (646) donde indica alteraciones en las funciones cognitivas básicas tras el uso del teléfono móvil.Es necesario realizar más estudios en esta dirección ya que estos patrones manifestados parecen ser comunes a los sujetos expuestos a niveles bajos de radiación menores a 10m W/cm 2 próximos a estaciones de telefonía móvil.

· Efectos sobre  los neurotrasmisores

La exposición a bajos niveles de   RF pulsantes puede afectar a la neuroquímica del cerebro de manera que coincide con las respuestas al estrés. La exposición de ratas a pulsos de 2.45 GHz  de dos microsegundos de duración 500 pps con una promediación para todo el cuerpo de SAR 0.6 W/kg se encontró que alteraba la actividad colinérgica en el cerebro (Lai 1989).(79). Estas alteraciones de la actividad colinérgica en el frontal y el hipocampo pueden tener influencia  en el aprendizaje y la memoria en ratas. Lai (1994) (80)

·           Estudios en melatonina.

 Reiter (1994) (452)propuso los mecanismos por el cual los pinealocitos, células de la glándula pineal responsables más importantes de la secrección de una hormona, la melatonina, Podrían verse alterados en presencia de CEM. Esta  hormona es fundamental para diferentes procesos regulatorios antioxidantes y oncoestaticos , y podría dismunuir  su producción en presencia de campos electromagnéticos, incluso de muy baja intensidad. Los iones calcio se encuentran asociados con la regulación de cAMP que media en el proceso serotoninérgico, estos pueden alterar su homeostasis  al ser expuestos a campos electromagnéticos y producir como consecuencia una disminución de la secrección de melatonina Rosen, Barber y Lyle 1998 (465). Si bien esta hipótesis necesita ser confirmada.

Stevens (1987) (81), propuso una relación entre la exposición a ELF (50,60 Hz) y la carcinogénesis a través de la acción de las RF que tienen como egfecto la dismunición de la secrección de  melatonina.

Lambrozo (1996) (82) encontró en roedores inhibición en la secreción de melatonina y decrecimiento de la actividad de las enzimas implicadas en el metabolismo de la melatonina bajo la exposición  a ELF ya que la melatonina es un marcador del ritmo circadiano que puede verse alterado.

En humanos hasta ahora no se han encontrado en estudios clínicos inhibición de la producción de melatonina ante la exposición a RF Graham (1996) (83). Algunos trabajos epidemiologicos han pretendido establecer alguna relación con el cáncer de mama, suponiendo determinadas conexiones con las alteraciones de la melatonina (Stevens 1997) (84). Un reciente estudio para evaluar los efectos en los ritmos circadianos del uso de los teléfonos móviles  (René de Seze 1999) (85), no ha encontrado una alteración en los parámetros normales de producción de melatonina con la exposición a la RF producida por teléfonos móviles, aunque es un estudio con pocos controles.

·           Perturbaciones en la audición

Las personas que mantienen una capacidad auditiva normal perciben pulsos modulados de RF con frecuencias entre 200 MHz y 6.5 GHz, que es denominado efecto auditivo de las microondas. El sonido es descrito como un zumbido o un “cliking”  dependiendo de las características de modulación (IEEE 1992, NRPB 1993, UNEP/WHO/IRPA 1993). La exposición prolongada a estos sonidos puede ser bastante estresante.

El sonido es el resultado de la absorción de la energía incidente y la consecuente generación de un estimulo acústico en las vias auditivas cerebrales, la percepción del umbral para pulsos más breves de 30 microsegundos  depende de la densidad de energía  por pulso y ha sido estimada  en cerca de 400 mJ/m2 a 2.45 GHz correspondiéndole un pico  especifico de energía absorbida  en la corteza cerebral  próximo a los 16 mJ/m2 (Repacholi 1997) (43). La exposición  a niveles inferiores  de pulsos de RF puede afectar al metabolismo de los neurotrasmisores  y en algunos  receptores implicados  en las respuestas de estrés y ansiedad en diferentes partes del cerebro humano .

·           Alteraciones del sueño

Durante la última década se han realizado diferentes estudios sobre las alteraciones del sueño (Berg 1992, Bergdahl 1995 Bergqvist y Wahlberg 1994 Sandström 1995).

La calidad del sueño está directamente relacionada no solo con el buen funcionamiento cerebral sino obviamente con el nivel de salud general del individuo.Así la fase REM (“Rapid Eye Movement”) del sueño se correlaciona el buen procesamiento de la información, especialmente con la memorización y el aprendizaje. Además, una alteración del sueño caracteriza los desórdenes de apnea y de depresión ente otros.

Diversos factores ambientales, entre ellos los campos electromagnéticos están relacionados con las diferentes fases del sueño.

Un estudio reciente de Akerstedt et al (1999) (597) relacionaba la exposición a CEM de bajas frecuencias con un descenso de la melatonina que se correlacionaba además con una disminución de la calidad del sueño. Aunque, no aparecen trabajos en la literatura sobre exposición a las radiofrecuencias de la telefonía móvil de 900 MHz o 1800 MHz y alteración de la melatonina en personas expuesta a las microodas de forma residencial. Tan solo un trabajo reciente de de Seze et al, (85)pero en usuarios de celulares y que aparentemente no ven modificados sus ritmos circadianos por la utilización diaria del móvil.

Del mismo modo, existe muy poca bibliografía sobre la posible incidencia de la exposición a RF provinientes del Sistema de Telefonía Móvil sobre las ondas cerebrales durante el sueño.

El primer estudio publicado por Mann & Roschke en  1996 (598) observaba en los sujetos (jóvenes sanos) expuestos a las RF del sistemaGSM y 20 uW/cm2 de densidad de potencia un efecto hipnótico (Disminución del tiempo de latencia del inicio del sueño) y disminución de la fase REM del sueño tanto de forma absoluta como relativa o con respecto al sueño total. El análisis espectral o cuantitativo reveló un aumento de las amplitudes correspondientes a la frecuencia alfa del sueño REM. Más recientemente, Borbely (1999) (602) utilizando exposición intermitentes durante todo el periodo del sueño con RF de 900 MHz con un SAR máximo de 1 Watio/Kilogramo en sujetos jóvenes y sanos observó también un efecto hipnótico debido a las RF además de una alteración del EEG especialmente durante la fase no REM del sueño. El Análisis Espectral confirmó que la amplitud de la frecuencia ALFA estaba también alterada. Estos resultados fueron confirmados posteriormente

Posteriormente, Huber et al, (601) en un estudio publicado en el 2000 replicaron y confirmaron los datos del estudio anterior de 1999.

Finalmente, Wagner (600) aplicando una densidad de potencia de 5000 uW/cm2 en la frecuencia de 900 MHz y con una frecuencia de pulsación de 217 Hz no encontró ninguna alteración del sueño también sobre una población de personas sanas y jóvenes. Estos resultados aún no pueden ser considerados como concluyentes, no sabemos con certeza si la exposición a las RF  pueden alterar el patrón del sueño en humanos sanos. Aunque  al menos cuatro de cada cinco trabajos se pronuncian por la afectación del sueño secundaria a dicha exposición. Además es necesario valorar estos efectos en la población que sufre de algún tipo de  patología concomitante o donde las RF mantienen una exposición aguda o aislada.

No existen estudios sobre poblaciones expuestas permanentemente a las RF, como sucede en la realidad , este es un campo donde los estudios son imprescindibles

·        Cefaleas

También se han desarrollado investigaciones sobre la aparición de trastornos  posteriores a  la exposición a RF, como dolores de cabeza , (Hocking 1998) (607), malestar general, perdidas de memoria,nausea y otras funciones del sistema nervioso central (Von Klitizing 1995) (566)  Altpeter 1995 (604) Bortkiewicz 1995 (174) Mann y Röschke 1996 (384)). Si bien la exposición a RF puede causar efectos, estos efectos no existen evidencias científicas ni mecanismos de acción probados que expliquen este fenómeno aunque quizás estudios en marcha sobre el incremento de la presión sanguínea por exposición a RF podría llevar a aproximarse a los síntomas relacionados con cefaleas, ampliamente manifestado por la población expuesta a sistemas de emisión- reemisión de telecomunicaciones así como en los usuarios del teléfono móvil.

 

13-ESTUDIOS EPIDEMIOLOGICOS

La mayoría de los estudios epidemiológicos indican posibles relaciones  entre la exposición a RF y un aumento del riesgo de cáncer, algunos hallazgos positivos  fueron encontrados entre estos  la leucemia y los tumores cerebrales. (UNEP/WHO/IRPA 1993) (Alhbom 1999 (645))(IARC 2001) (647).

Ya son clásicos los estudios de los trabajadores de radar en los que se demuestra que  después de una exposición de hasta 20 años  se incrementa el riesgo de efectos adversos para la salud asociada con las RF  (N.Cherry 2000) (27). O de los empleados de la embajada de EEUU en Moscú (unos 3.000) que fueron expuestos a bajos niveles de RF durante años, (Goldsmith 1995). Sin embargo los resultados obtenidos en posteriores investigaciones  y la interpretación crítica de estos primeros realizada por  Goldsmith (1995) (97)  cambio un poco la perspectiva, se encontraron incrementos significativos de cáncer entre el personal militar expuesto a RF con altos porcentajes de leucemia y linfomas pero los cálculos de exposición RF no estaban perfectamente definidos. (Szmigielski 1996) (88). Este estudio fue criticado por los miembros del ICNIRP por la elección de la muestra aunque aceptan los resultados relativos al incremento de leucemia.

Los grupos relacionados con la WHO/ICNRIP que han realizado revisiones sobre las posibles relaciones en estudios epidemiológicos entre cáncer y RF concluyen que no existe una evidencia consistente de riesgo carcinogénico ( IEEE 1992, NRPB 1992, UNEP/WHO/IRPA 1993, ICNIRP 1996, EC 1996).

Aunque siguen apareciendo estudios con otros resultados no tenidos en cuenta en las recomendaciones de la ICNIRP   Beall (1996) (162), Grayson (1996) (274) Rothman (1996) (467) Tynes (1996)(544,545,546), Hocking (1996) (607) Dolk (1997) (608), en algunos de estos estudios aparecen dificultades reales para calcular la incidencia de enfermedades relacionadas con RF y con potenciales factores que podían confundir como ELF o exposición química. Según la ICNRIP los estudios epidemiológicos sufren de inadecuados cálculos de exposición (ICNIRP 1996, EC 1996) por lo que no pueden ser considerados sus resultados.Sin embargo en estos estudios se encuentran suficientes indicios para poder establecer correlaciones entre grado de exposición y sintomatología asiaciado. 

Es importante destacar los trabajos sobre salud y exposición a RFs provenientes de las emisoras de radio-televisión(RTV) y el radar entre los antecedentes de esta nueva tecnología y de cuya información previa deberíamos alimentarnos en la actualidad para evitar en lo posible cometer los errores del pasado. De esta forma, indicar que la TM analógica usa señales parecidas a las de las estaciones de RTV y la digital se basa en microondas pulsadas muy similares a las señales de los radares, aunque en otras frecuencias.

Estudios epidemiológicos sobre exposición a ondas de RTV y radar incluyen incrementos en función de la dosis, de Tumores cerebrales, leucemia y otros tumores así como alteraciones cardiacas, neurológicas y reproductivas.

Entre los diversos estudios cabe destacar el Schwarzenburg Study “ Alpeter (1995) (604) en el cual bajo  la exposición aguda y crónica a las ondas cortas de la radio se produjeron alteraciones del sueño en función de la dosis recibida. Además, existía una correlación directa entre el insomnio y la disminucion de la secreción de melatonina, restableciéndose con la suspensión de las emisiones de radio. Los investigadores concluyeron que había una relación causal entre la alteración del sueño y la exposición a las ondas de la radio. El estudio de Hawaii  demostró una elevación significativa de la leucemia en niños que vivían en la proximidad de las torres de emisión de radio Hawaii, SAR = 2.09 (95%CI: 1.08-3.65) (3) . Del mismo modo el estudio de “ North Sydney Leukaemia Study “ puso de manifiesto también una elevación significativa de leucemia en niños y adultos, y mortalidad en los habitantes próximos a las torres de emisión de RTV en North Sydney  . También Dolk et al (608), describieron en el United Kingdom Regional TV Tower Study una alta incidencia de leucemia en adultos que vivían cerca de la torre de emisión , que disminuía con la distancia. Finalmente, el estudio de Selvin (609) demostró que las ondas de la torre de transmisión del monte Sutra sobre la bahía de San Francisco se correlacionaban con una elevada tasa de cánceres en niños, principalmente de cerebro dentro de un radio de 1 kilómetro alrededor de la torre, con una relación lineal dosis-respuesta muy significativa con todos los cánceres y especialmente los tumores cerebrales.

Desde 1966 a partir de trabajos publicados en  Europa se describió la existencia de síntomas particulares entre trabajadores militares expuestos crónicamente  a las hiperfrecuencias. Así, Robinette et al. (1980) (610) en el " Korean War Study"  encontró una relación directa entre el nivel de exposición al radar ( por encima de 6 GHz) con la tasa de mortalidad y cánceres respiratorios a partir de los datos clasificados según el nivel de exposición de 40,000 marinos.

También, Goldsmith 1997 (611) evidenció una elevada mutagénesis y carcinogénesis entre los empleados de la embajada americana en Moscú que fueron expuestos crónicamente a una señal de radar en el rango de 5mW/cm2  desde 1953 a 1975 y de Junio a Febrero de 1976 a 15mW/cm2  Lilienfeld 1978  (612) .

Posteriormente, en 1998, Jonson-Lakouris (613) confirmaba que esta enfermedad de las radiofrecuencias igualmente denominada síndrome de las microondas era una realidad médica asociada a esta exposición y cuya tecnología es la base principal de la telefonía celular actual.

Entre los principales síntomas de la enfermedad de las radiofrecuencias tenemos un síndrome asténico, caracterizado por fatigabilidad, irritabilidad, cefalea, nauseas y anorexia; un síndrome distónico cardiovascular: modificaciones de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial;  un síndrome diencefálico: somnolencia, insomnio, alteraciones sensoriales (disminución de la capacidad odorífera).

Más recientemente, se ha descrito la presencia de micronúcleos en trabajadores de radar (Garaj-Vrhovac y cols., (1990 (614) y en bovinos expuestos al radar Balode et al, (616) .

 

 

14- CONCLUSIONES

 

El rápido desarrollo y la extensión del uso de los teléfonos móviles como un nuevo elemento que forma parte de nuestra vida cotidiana es hoy un hecho incuestionable. Pero la puesta en uso de forma masiva de este medio de comunicación con indudables ventajas sociales, no se ha realizado con los debidos controles sobre los efectos que la exposición a RF de baja intensidad puedan tener sobre los tejidos biológicos. Aún no están perfectamente establecidos los efectos de la exposición a RF y el equilibrio funcional de la actividad biológica desde la más simple activación celular hasta los complejos procesos cerebrales superiores. Debido a que todavía no se comprende bien su mecanismo de acción sobre los organismos vivos no se puede establecer de forma concluyente sus efectos sobre la salud

 Desde hace ya bastantes años numerosos organismos internacionales han establecido programas de investigación e indicaciones sobre su uso que limitan de forma notable las consecuencias, aunque estos límites tan solo han sido establecidos sobre los llamados efectos térmicos, y como hemos puesto de manifiesto en este documento existen suficientes indicios para concluir que existen otros efectos de carácter no térmico, con efectos significativos sobre la salud y que no son suficientemente conocidos. Aún hace falta recorrer un largo camino que permita establecer con precisión la relación de causa a efecto y los mejores sistemas de protección ante los efectos indeseados del uso de las RF. En la organización mundial de la salud se ha puesto en marcha el programa “EMF Project”, sobre los efectos para la salud y el medio ambiente de la exposición a campos magnéticos constantes y variables en el tiempo. Estas nuevas investigaciones básicas clínicas conductuales y epidemiológicas deben establecer una metodología de trabajo que permita controlar con precisión los resultados para que no aparezcan como sucede en la actualidad una variedad de efectos en muchas ocasiones de forma contradictoria que lejos de establecer criterios y normas de control generan confusión. Es necesario establecer con precisión los efectos sobre:

· Alteraciones de la cinética del ciclo celular estableciendo el umbral de exposición a campos.

· Efectos en la proliferación transformación celular.

· Análisis de los umbrales de exposición  llave de las señales de los mecanismos de transducción incluidos las interacciones de membrana.

· Establecer los umbrales de exposición  para inducir cambios estructurales y funcionales  en la membrana celular incluidos, transporte iónico, actividades enzimáticas, permeabilidad de la membrana, cambios de propiedades de los receptores

· Desarrollo de modelos controlados “in vitro” y que tengan directamente implicaciones  para los mecanismos de interacción de campo  incluidas las interacciones no lineales y los modelos de dinámica molecular.

·      Establecer consecuencias inductivas en áreas cerebrales expuestas en proximidad y estudiar los cambios funcionales en actividades funcionales superiores (memoria, lenguaje etc.).

Desde los organismos públicos y también desde la industria deben ponerse en marcha los mecanismos que permitan establecer con rapidez estos efectos reales, a pesar de la complejidad que aparece, y la infinitud de consecuentes que aún tan solo se apuntan. Sin embargo esto no es una hipótesis de trabajo, la existencia de cientos de millones de emisores de RF con un crecimiento por encima de la telefonía fija, obliga a las administraciones públicas  y a la industria a establecer una cierta aplicación del “principio de precaución” hasta que no se conozcan con suficiente claridad las consecuencias para la salud.

En resumen, creemos que las recomendaciones de los organismos tales como el NIEHS y la OMS de extremar la precaución no están encontrando el respaldo de la sociedad en su conjunto, desde los propios ciudadanos hasta los organismos competentes. Solo los que se encuentran en el marco de la investigación en este campo conocen las interacciones de estas ondas con los sistemas biológicos. Sin embargo hoy son instrumentos de uso cotidiano que inundan nuestras ciudades de forma invisible. Como todos los elementos que usamos a diario necesitan unos procedimientos de uso, que son desconocidos por la mayoría de la población . No existen emisiones inocuas, aunque desconozcamos con precisión sus efectos debemos adoptar medidas de precaución que nos lleven a utilizarlos siguiendo parámetros de protección buscando en cualquier caso niveles de exposición mínimos.

 Además, la industria y por desgracia algunos centros públicos emiten constantemente comunicados que tachan incluso de irracionales o alarmistas las noticias que alertan de la necesidad de tomar adecuadas medidas de precaución.

En definitiva, de acuerdo con la literatura científica actual es difícil establecer un nivel de inocuidad y por lo tanto, las recomendaciones de la mayoría de gobiernos de la UE que basan sus criterios en la creencia de que solo existen los efectos térmicos deben de ser reconsideradas a la vista de las decenas de trabajos que describen daño celular  funcional asociado a  efectos no térmicos implícitos en la  exposición a estas RFs.

Finalmente, hay que señalar que es necesario colocar la protección de la salud de los ciudadanos por encima de otras consecuencias de desarrollo o económicas, por lo que las normativas adoptadas por la UE siguiendo las recomedaciones del ICNIRP deben ser revisadas hasta límites donde hoy encontramos posibles alteraciones a nivel celular. La conferencia de Salzburgo recomendó límites para la población situados en 0.1mW/cm2 , límite que ya han adoptado algunos municipios y la Comunidad Autonoma de Castilla La Mancha para los llamados lugares sensibles. Otros paises Europeos ( Italia, Suiza,  etc) adoptan límites que se sitúan en niveles de exposición de 10mW/cm2 , no parece que tenga mucho sentido que en la Unión Europea existan criterios tan dispares a la hora de proteger la salud de los ciudadanos. Disminuir los niveles es posible también para la industria. Hoy casi ninguna antena de telefonía móvil emite por encima de estos 10mW/cm2 por lo que no existe ninguna razón para mantener unos límites basados exclusivamente en el efecto térmico desconociendo los cientos de trabajos que encuentran efectos no térmicos y que han sido descritos en esta revisión.

Algunos de los efectos no térmicos que han sido estudiados incluyen la promoción de tumores, el incremento de la permeabilidad de la barrera hemato-encefálica, la influencia sobre los mecanismos que controlan el dolor y cambios en los patrones del sueño, aparición de cefaleas, trastornos de la atención etc. En 2000 la “ Royal Society of Canada (RSC)( Havas 2000) (1), revisó los efectos de las RFs sobre la salud y remarcó la existencia de una evidencia creciente de efectos biológicos que ocurren a niveles muy bajos de RFs y que no estaban asociados a un incremento de temperatura. De esta forma concluyeron que aunque es todavía pronto para afirmar que tales efectos sean perjudiciales para la salud  no hay evidencia científica que descarte la posibilidad de que en el futuro pueda demostrarse la nocividad a bajos niveles de exposición . Acercarnos a conocer cuales son los efectos reales de esta nueva tecnología que inunda nuestro planeta , necesita de colaboración y transparencia. La ciencia se construye sobre la senda de la contradicción y la divergencia de opiniones es necesaria. Anular las voces discrepantes no nos acerca a la verdad tan solo, la oculta por un tiempo limitado. Es necesario que exista, un apoyo decidido tanto desde las administraciones públicas como del sector empresarial implicado en potenciar la investigación, de forma que estos nuevos conocimientos nos permitan situar la cosas en sus justos términos, por un lado proteger la salud, y por otro poder disfrutar de este nuevo medio que ha revolucionado la comunicación en el comienzo del siglo XXI.